Guadalupe Santana | OPINION

Entrevista en Teldeahora.es

Santana: “Yo escribo para conmover corazones, el día que no los conmueva dejaré de escribir”

La ganadora por tercer año del primer premio de Poesía del certamen "La Ruta del Almendro en Flor" de Valsequillo, Guadalupe Santana, habló en una entrevista concedida a Telde Ahora sobre el reconocimiento que obtiene con este premio, y sobre la situación de la Cultura en Canarias y en Telde, que opinó que se encuentra "en coma". Abogó por que se hagan más actos gratuitos con el fin de que todos puedan acceder a ella

Ainhoa Rodríguez
- ¿Cómo recibe el premio de la "Ruta del Almendro en Flor" por tercer año consecutivo?
Pues con un poco de sorpresa, sinceramente, y un poco "avergonzada" entre comillas por ser el tercer año que lo recibo.

- ¿En qué se inspiró para dar vida al poema ganador?
El año pasado lo dediqué a una abuela, al papel de la mujer. Y en esta ocasión, se hace mención al rol del hombre, al del mago canario, a aquel que planta lo que la tierra da y que es lo que se lleva a la boca. Ese es además uno de los versos del poema. Se habla de lo que significa para el canario ancestral, para el mago canario, el venir a la ciudad y estamparse con todo lo que hay aquí, y se dan cuenta de lo realmente felices que ellos son allí, aunque parezca mentira.

- ¿En qué radica esa felicidad?
En qué hay muchísima gente qué teniendo muy poco, son mucho más felices que aquellos que lo tienen todo y no saben disfrutarlo, porque un trocito del poema dice:

Con mis manos me labro lo que me llevo a la boca,
mientras la gente va loca pensando en el vil dinero,
déjenme aquí en mi almendrero,
que un bienmesabe hoy me toca

Cuando allá abajo me estampo con el cemento iracundo
siento se me acaba el mundo ante tanta porquería,
que no da el sol ni de día, pero existe el vagabundo.

Es decir, para qué quieres tú tantos edificios que sombrean las calles, y tanto avance y tanta riqueza, si después realmente el protagonista del poema observa en la ciudad lo que no ve en su tierra, que es que la gente pasa hambre.

- ¿Cómo llega Guadalupe Santana al concurso poético de la "Ruta del Almendro en Flor"?
Con humildad, sinceramente esperaba no ganarlo, porque yo este año he tenido bastantes luchas entre mi corazón y mi mente para presentarme al certamen. Digamos que casi empujada por mis compañeros me presenté, y lo hice en el último día a las 11 de la mañana. Realmente cuando ayer se pasaron las 15 horas suspiré un poco porque no me habían llamado, y pensé que lo había ganado otra persona, pero no. El concejal me llamó a las tres y diez y me dio la noticia. Desde luego que es una alegría, pero luego te encuentras con la gente y sus bromas, y te quedas pensando porque te da incluso vergüenza presentarte un año más.

- ¿Qué ha supuesto este certamen para la trayectoria y la carrera literaria de Guadalupe Santana?
Los premios son siempre un reconocimiento, sobre todo a este mundo de la cultura tan altruista, y tan para el alma. Porque tú nunca escribes para un reconocimiento monetario, nunca escribes con afán de protagonismo, ni de lucro, ya que siempre escribes de aquellas cosas que el alma, el corazón o la mente te dice que debes gritar, sobre todo en mi caso que escribo mucha poesía social y estoy bastante latente siempre contra las injusticias. Llego con ese espíritu de que no hay que quedarse estancada, y que hay que intentar superarse, y los reconocimientos siempre vienen bien, sobre todo para tenerlos ahí. Es un reconocimiento a que estás haciendo las cosas bien, y que otras personas así te lo hacen saber, te muestran que lo que tú escribes llega, porque yo escribo para conmover corazones, y el día que yo no los conmueva creo que dejaré de escribir.

- El concurso se desarrolla entre Valsequillo y Tejeda, municipios que celebran las fiestas del Almendro en Flor, ¿Qué supone para usted estos lugares?
Supone tenerles un gran cariño a esos municipios, porque te das cuenta de que la frase famosa de que "nadie es poeta en su tierra" se te va haciendo latente y una realidad, ya que ni siquiera el profeta fue profeta en su tierra. Yo tampoco espero serlo. Se te va reconociendo en otras ciudades, y también observas con un poco de pena que haya certámenes en otros lugares en los que concursas, y que en la tuya propia no hay ningún concurso, pues se echa de menos. Siempre le tienes un cariño especial a esa ciudad que reconoce tu trabajo, que te aplaude y que te llena con su reconocimiento.

- ¿Qué pasa para que Guadalupe Santana no sea profeta en su tierra, no lo sea en Telde?
Ni Guadalupe Santana, ni nadie. Vamos a quitarme a mí, que llegué al mundo literario hace dos días y medio, pero aquí hay grandes literatos, y grandes cabezas pensantes en el mundo de la cultura que no han sido reconocidas. Miro a una Pino Monzón, a un Julio Pérez Tejera... y realmente me pregunto porque esas personas no están reconocidas en su ciudad, como lo que son, grandes personalidades en el mundo literario. Grandes pensamientos que pudieran sacar a esta ciudad de la ignorancia o la incultura que tiene ahora mismo, y sin embargo ves que no se cuenta con esa gente, no se les aprecia su valor, y te quedas pensando, no por mí, pero sí por mis compañeros. No lo digo sólo porque sean mis amigos y los quiera, porque yo tengo muchos más amigos a los que quiero, pero a éstos les tengo que reconocer su valor. Sí que es verdad que hay muchos profetas en su tierra que no son reconocidos, y yo no soy una de ellas, porque no soy profeta de nada.

- ¿Por qué esa desidia o esa falta de reconocimiento?
¿Me lo preguntas a mí? Habría que preguntárselo realmente a los que mandan. Ellos dirán que por la crisis, pero es que esa palabra está muy recurrida en todos los sitios ya. Yo creo que para la cultura no hace falta tanto el dinero. Desgraciadamente cuando se producen las crisis, los únicos que salen fortalecidos son los intelectuales, porque para mover una conciencia o un corazón no hace falta dinero, lo que hace falta es organizar, revitalizar la cultura de un pueblo con las palabras necesarias incluso para que el pueblo mismo en sí acuda a los sitios con un poco de fe y esperanza, qué es lo que nos falta. Porque no nos vale de nada estar agarrándonos siempre de la crisis, ya que sin dinero en la cultura también se pueden mover muchos hilos.

- ¿En qué estado está la cultura en Canarias y en Telde?
En estos momentos la cultura está en estado de coma, y cómo sigamos así será irreversible, porque está en estado catatónico, parada completamente. Yo no veo ningún acto cultural que no se pague, sólo de vez en cuando en el Teatro Juan Ramón Jiménez. ¿Y para la gente que no tiene 10 euros para pagar la entrada, o que no puede pagarse un curso? ¿No hay actos que se puedan hacer sin pagar para que el pueblo en sí pueda tener un poco de cultura? Yo creo que deben pensarse un poco eso, porque la situación está grave, y para el pueblo está mucho peor, y no se puedes exigir que se pague para disfrutar de algo. Estamos en el camino del que aquel que tiene, vive, estudia, tiene cultura y sanidad, y el que no paga no tiene nada de eso. No me parece que la cultura debe situarse en ese standing en el que la están poniendo. Algo puede hacerse sin dinero, porque hay muchísima gente en la cultura que se mueve sin cobrar nada. Todos los días, los que estamos a favor de la cultura nos movemos de aquí a allí sin cobrar, yo por ejemplo voy sin cobrar a recitar a Lanzarote, porque el Ayuntamiento de Yaiza se preocupa por hacer un encuentro literario, y mientras pueda iré. Voy a Guía, a Gáldar, a Teror, pero ¿Qué pasa en Telde? Ya no hay actos ni para ir a escuchar, y no sólo en poesía, sino en teatro, que hay muchos grupos que están empezando y que pueden hacer una representación gratuita, y mil cosas más que se pueden hacer gratis. Llega un concejal al área al que tú le tenías estima porque en la labor de oposición actuaba y hablaba bien, y tú sin ser de ese pensamiento político alabas el nombramiento, porque creías que habían puesto a una persona adecuada, interesada en la cultura, capaz o lo creías, y le pasa a lo que todo, que es un globo lleno al que se le va vaciando el aire. Yo no creo que nadie realmente relacionado con la Cultura en esta ciudad sea capaz de opinar lo contrario a lo que te digo, otra cosa es que lo expresen o se atrevan a decirlo, yo sí, es más, si veo a Daniel Martín también se lo digo, no tengo ningún problema porque no estoy mintiendo, ni diciendo nada fuera de lo común, y si no que me expliquen que hay culturalmente para que el pueblo despierte.

- Es el tercer año que gana el primer premio del concurso de poesía de la "Ruta del Almendro en Flor", ¿Se plantea presentarse a una cuarta edición?
No, me planteo que no voy a presentarme. No me presento más, aunque ayer una de las personas que se presentó al concurso me hizo recapacitar con una frase, que era que "yo quiero ganar a pesar de ti", el día que tú no te presentes me parece que me estás dando ventaja, me dijo. La verdad es que eso es un halagarme extremadamente, pero yo creo que no voy a presentarme más, porque sería excesivo ganar otra vez, aunque nadie me dice a mí que vaya a ganar, porque tú lo presentas y lo dejas a los designios del destino, o al buen hacer del jurado, que yo sinceramente no sé ni quiénes son este año. Pero sí que te da un poco eso de ¿Y si ganas?, ya este año te dicen si te presentaste sola, pues si el año que viene consigo un cuarto premio no sé que me van a decir.

- ¿Pueden más las opiniones al hacer literario?
Entiende que es una lucha entre el corazón y la mente. El concejal cuando habló conmigo me dijo que si gané es porque el jurado lo consideró así, y que no tenían problema. Pero creo que yo tengo más problemas que ellos, porque cómo me subo yo por tercera vez al escenario de Valsequillo. Estoy muy feliz, pero a la vez tiemblo un poco.

- Abandona el concurso de la "Ruta del Almendro en Flor", ¿Qué otros retos literarios se le plantean?
La mira literaria que tengo ahí desde hace un par de años es publicar mi tercer libro, que eso ahora mismo es una quimera imposible de realizar, pero siempre está ahí, la esperanza es lo último que se pierde y hay que mantenerla, hay que tener fe en que esto cambie y se pueda realizar ese sueño. Mientras voy dando pasitos, tengo un par de cosas presentadas a otros concursos, y ya veremos. La mira mía es llevar la cultura allí donde me llaman, o mis letras.

- ¿En qué punto se encuentra ese tercer libro?
El tercer y el cuarto, porque ya tengo para escribir dos, están para meterlos en imprenta y editarlos, porque ya están seleccionados los temas que me planteo editar, aunque el proyecto está aparcado y archivado. A veces lo rescato para promocionar algún poema de mis obras en las redes sociales.

- ¿Conseguirá el reconocimiento a Guadalupe Santana que el municipio se vuelque un poco más con la poesía?
Debiera, no sólo con la poesía, sino con otras formas literarias de alcanzar la cultura y como una de las salidas a esta crisis que tenemos. Deberían implicarse un poco más culturalmente hablando. En el municipio hay más de 100.000 habitantes, y Telde desde los anales de la historia fue reconocida culturalmente, y está cayendo en picado. Estamos al borde de un precipicio y parece que nadie da un paso atrás, sino van a dejar que la cultura caiga.

- ¿Algo más que añadir?
Desde aquí, quiero reconocer y agradecer públicamente, a todos los medios de comunicación que se han hecho y harán eco de este premio y todo lo que tiene que ver con mi andar literario. Así mismo, ya que hacerlo una por una sería tarea difícil, reconozco y correspondo a todas aquellas muestras de felicitación que a través de cualquier medio me han hecho llegar y mi abrazo más sincero a todos los que me ayudan a aprender, ser y estar cada día en este mundo de la cultura. Porque, sin los que me siguen, mis huellas se borrarían. Gracias.

 

 

Comentarios