Domingo Rigüela Padrón | OPINION

Crispados no, indignados

Para caldear más el ambiente, la alcaldesa, manda a la policía local a identificar a los ciudadanos honrados que participaban en un acto organizado por el ayuntamiento en las Remudas, porque proferían gritos contra el grupo de gobierno.

Algunos hablan mucho de la crispación en el Telde hoy. Como si la crispación fuera el principal problema de los ciudadanos del municipio.
La crispación, solo existe entre los partidos del gobierno Partido Popular, Ciuca, encabezada por Guillermo Reyes y por Coalición Canaria en Telde, personificada en Pablo Rodríguez, y del otro lado el partido de Paco Santiago, Nueva Canarias Telde.

Estos partidos PP, Ciuca y Nc se han dedicado desde hace varias legislaturas a dirimir sus diferencias políticas en los juzgados, eso es la crispación.

Con Pablo Rodríguez la crispación viene dada, por la única promesa electoral que no ha incumplido, la de no gobernar con Paco Santiago, pero por las habituales reuniones fuera del municipio, creo que también la incumplirá.

Los ciudadanos de este municipio no están crispados, el término adecuado es "indignados".

Lo están por tener que pagar, en estos años de crisis, los desmanes económicos realizados por los partidos antes mencionados. Nos han subido los impuestos a niveles que no se habían registrado en toda la democracia, mientras el número de parados en Telde, es el mayor de toda la historia, y encima para pagar la mala gestión de CC, NC, PP y Ciuca.

Lo más indignante no es tener que pagar las deudas, sino que parte de los responsables de la deuda, imponga la forma de pago a todos los ciudadanos.

La falta de participación ciudadana en la toma de decisiones fundamentales para el municipio, hace que aumente la indignación exponencialmente.

El modelo de crecimiento urbanístico, se impone desde el grupo de gobierno, sin abrir un verdadero debate participativo, en un tema tan importante para el futuro económico de esta ciudad. Para tapar esta "dictadura democrática", se hacen visitas a los barrios, resolviendo casos particulares, fomentando el debate "que hay de lo mío" en lugar de consensuar el interés general.

Lo mismo ocurre a nivel laboral, las medidas de recorte se imponen a los trabajadores, sin tener en cuenta sus propuestas. Así estamos asistiendo al desmantelamiento de los servicios como deportes, además, con faltas a la verdad del concejal Pablo Rodríguez.

Las actividades en el pabellón Rita Hernández finalizaron, sin razón aparente, el 1 de marzo, con las innumerables quejas de los usuarios.

Curiosamente la empresa privada sigue realizando el mantenimiento de la instalación aun no siendo utilizadas. El sábado 9 de marzo no se pudo celebrar varios partidos en el Campo Pedro Miranda, al estar cerradas las instalaciones. Preguntado el concejal, responde "que no es responsabilidad suya".

Las escuelas infantiles están en proceso de privatización, sin que se tenga en cuenta las propuestas de padres y trabajadoras. La concejalía gobernada por Ciuca esta mas interesada en dar el servicio a una empresa privada, que en rentabilizarlo.

El concejal Guillermo Reyes hace declaraciones a favor del trabajo de las escuelas infantiles, mientras firma la privatización. ¿No es para indignarse?

Suben los impuestos, pero se reducen los servicios. Un ERE en Parques y Jardines, despidos en Residuos sólidos, y siempre bajo la amenaza de despidos de empleados públicos.
La alcaldesa denuncia en el juzgado al anterior alcalde y Héctor Suárez, por las declaraciones, donde atribuían el despido del joven concejal, a las presiones de Mª Carmen Castellano.

Mientras tanto Nueva Canarias se apunta a todas las guerras mandando, a sus concejales liberados, a salir en todas las fotos.

Que talan una palmera con los permisos, allá va Pedro Galván a unirse a la lucha ecologista. Aunque su partido no haya puesto soluciones en 30 años a la desaparición de árboles y palmeras del municipio.

Que desahucian a una familia, allí van concejales y diputados de NC con sus buenos sueldos a sacarse la foto. Gobernaron a principios de la crisis, y no fueron capaces de crear una oficina para la atención y asesoramiento a los ciudadanos en riesgo de desahucio, o destinar vivienda publica a crear una bolsa de vivienda para los afectados por desahucio en el municipio.

Para caldear más el ambiente, la alcaldesa, manda a la policía local a identificar a los ciudadanos honrados que participaban en un acto organizado por el ayuntamiento en las Remudas, porque proferían gritos contra el grupo de gobierno.

¿Sra Castellano que será lo próximo?

 

Comentarios

Otras opiniones de este autor