Más por Telde | Noticias | Publicado el 12-11-2018

Noticias / "Contradicciones"

Muchas veces, cuando oigo a la alcaldesa de Telde hablar, no puedo más que recordar algún refrán -por aquello de que sé que le gustan-.

En el acto de Honores y Distinciones del día siete de noviembre, me pasó por la cabeza más de uno cuando en su discurso, no hizo mención alguna a los años que cumplía Telde en este día conmemorativo de su fundación, a su historia, su importancia, o que este acto, se realiza este día por esa misma razón de su cumpleaños, ni reseñó en ningún momento a tantas personalidades grandes que ha dado esta ciudad y que los homenajeados sintieran que estaban en ese camino... no, tocaba un mitin político sutilmente hilvanado en el nosotros, para que no le delatara el yo, pero al mismo tiempo, aquellos oídos que repetidamente hemos escuchado su oratoria, caemos en la cuenta de sus tantas contradicciones entre lo que dice y lo que hace, según toque...

Cuando Más por Telde presentó la petición para que Adela Báez Mayor fuese la primera Hija Predilecta de Telde, comenzó la paralización del expediente con la excusa de actualizar el Reglamento de Honores y Distinciones; y que, por supuesto, hasta que no estuviese reformado, no habría ningún nombramiento. Pues bien ¡dos años ha tardado en traerlo a Pleno! y además lo hace sin reformar dicho Reglamento, porque, para el acto del pasado año, ya tenía resuelto el problema con las nominaciones que trabajamos en Cultura en 2015 y le dejamos en bandeja antes de dejar el gobierno.

Al ver que para este año no iba a tener nominados y, por lo tanto, no podría tener su particular autobombo, llegaron las prisas en septiembre para llevar al Pleno estos expedientes que dormían el sueño de los justos (o más bien de los injustos) y una vez más, se come sus palabras -por propia conveniencia-, sacando del cajón las distinciones sin la reforma provocada, prometida y prevista desde hace dos años ya.

Lo más patético de la historia es aquella frase de: "me emociono al hablar de la doctora Adela Báez" como si no llevara obviándola todo este tiempo sin preocupación alguna, hasta caer en la cuenta que no podría poner su nombre en los titulares una vez más, si no fuera por el nombre de otros, en este caso de Adela Báez Mayor y de los homenajeados en esa noche, y entonces, como tantas veces, se hizo la luz una vez cortada y tarde y mal se taponó la herida.

Entre sus contradicciones de esa noche cabe resaltar aquella de: "trabajamos sin descanso para reducir la lacra del desempleo" ¿en qué quedamos? cuando baja el paro dice que no son una oficina de empleo, pero ¿sí lo son para presumir de que hay personas que tienen un nuevo trabajo?
En otro párrafo alude al estigma que la ciudad sufrió por años cuando era nombrada dentro y fuera del archipiélago por sus causas judiciales ¿y era esta noche una noche para volver a nombrar eso? O sea, cuando ya quedó atrás, ¿resucita al muerto por si algún teldense, -o no-, que estuviera en la sala, lo hubiera olvidado? ¡Claro! hay que sacar rédito político de lo que sea a seis meses de unas elecciones, máxime cuando le está escuchando el pabellón lleno, el cual, por otra parte, se preocupan de llenar con los familiares y amigos de la gente a quien se le ha reconocido algún mérito y no precisamente esa noche, sino, a todo aquel al que se le ha puesto un distintivo en este mandato se le ha llamado y regalado la entrada al teatro para que no fallen a sus benefactores, los cuales cuando llegaban, iban a saludar efusivamente al remitente para confirmarle el -estoy aquí como me pediste-

A ver si es verdad aquello que leyó de la autocrítica, que aquí brilla por su ausencia y hace suyo aquello de Turgot [el principio de cualquier educación es predicar con el ejemplo]

Comentarios